"Tocados" por la esgrima

 

 

El arte de la esgrima pisa con fuerza en Cuenca de la mano del Club de Armas Espadas Casas Colgadas, fundado en febrero de 2011. Y es que este deporte de combate, arraigado en nuestro país desde el siglo XV, cuenta con multitud de alicientes que invitan a su práctica y seguimiento.

El respeto al adversario y la nobleza son dos de sus valores fundamentales, como ya han podido descubrir alrededor de 80 conquenses gracias a la experiencia y los conocimientos del maestro Gabriel Martínez, quien se proclamó campeón de España júnior en la modalidad de sable después de formarse en la prestigiosa Sala de Armas de Madrid y sobresalir en numerosos campeonatos internacionales.

Desde hace casi tres años, Martínez traslada su pasión a niños y mayores en la planta superior del Polideportivo San Fernando, donde el club imparte sus clases en las especialidades de sable y espada. «Entrenamos en este pasillo y así no interferimos con otros deportes. Este espacio es bastante adecuado porque es alargado y podemos cubrir nuestras necesidades al disponer de unos horarios mucho más flexibles. No obstante, lo ideal sería tener una sala propia que estuviera cubierta e insonorizada, pero sabemos que este proyecto es muy complicado por la situación actual», explica.

A pesar de las dificultades económicas, el club satisface las demandas básicas de los aficionados a través de su escuela municipal, dirigida a escolares de entre cinco y 10 años, y de las competiciones en las que toma parte. «Nosotros aportamos las equipaciones básicas a los alumnos, aunque luego cada uno busca hacerse con su propio material cuando va a alguna competición. Ahora mismo, participamos en el Ranking Nacional y en las ligas de Castilla-La Mancha y Levante», asevera Gabriel Martínez, que se inició con seis años en este arte de combate y también es el director técnico del Espadas Casas Colgadas.

Ilusión. La ilusión con la que los más jóvenes llegan a las clases demuestra la pasión que es capaz de transmitir la esgrima: «Resulta muy gratificante ver cómo los pequeños se involucran y evolucionan. El trabajo que desarrollamos varía en función de la edad. Con los niños hago más hincapié en aspectos como la coordinación y la lateralidad. El objetivo principal es que adquieran reflejos y ganen fuerza en las piernas. Además, tratamos de fomentar el trabajo en equipo en todo momento. Al final, lo más importante es que se diviertan a diario».

Para disfrutar de este atrayente deporte sólo es necesario «ser constante y tener ganas de trabajar». Asalto tras asalto, los tiradores descubren los movimientos fundamentales de la esgrima bajo la atenta supervisión de Gabriel Martínez. «Los niños aprenden muy rápido. Usan sables de espuma y también caretas para que se acostumbren a su peso y puedan apreciar mejor las distancias y las profundidades», señala.

Ese arduo trabajo está dando sus frutos y permite que Cuenca cuente con competidores de primer nivel. Amparo García (doble campeona en el Regional absoluto y de veteranos), Marcos Fernández (ganador del Ranking Absoluto de Sable de Castilla-La Mancha) y Juan Fernández (flamante campeón de España en menores de 10 años) son tres claros ejemplos del talento de los esgrimistas conquenses. Otras de las valiosas perlas de la cantera son Silvia Ballestero, Sara del Pozo, Ignacio Ocaña y Shkelzen Cekrezi, quienes apuntan muy alto tras cosechar excelentes resultados en campeonatos de gran exigencia.

El reto del Espadas Casas Colgadas es claro: seguir creciendo. «La esgrima está bastante consolidada. El siguiente paso es afianzar la competición y tener más presencia en la misma», avanza Martínez. La primera piedra de toque de 2014 llegará el día 25 con la disputa del Torneo de Sable Absoluto de la Liga de Levante. La cita tendrá lugar en el Pabellón San Fernando, donde 100 tiradores de Castilla-La Mancha, Valencia, Barcelona y Murcia medirán sus fuerzas. La esgrima pide paso en la ciudad al grito de touché.

 

Fuente: http://www.latribunadecuenca.es/

 
Está aquí: Home Noticias "Tocados" por la esgrima